Read More

El próximo lunes 25 de Noviembre se celebra el Día mundial de la No violencia contra la mujer. En 1999, la ONU eligió este día oficialmente para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y Maria Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 en manos por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana. Aunque, ya antes fue declarado día Internacional contra la Violencia hacia la mujer en el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá (Colombia) en julio de 1981.
Esta pequeña introducción histórica era necesaria para situarnos en un contexto, el actual. No obstante, me voy a permitir viajar más atrás para resaltar el papel de la mujer en las sociedades antiguas. En la Sociedad íbera la mujer tenía un papel relevante, adquiriendo papeles destacados, no se limitaban a estar en casa. Realizaban labores agrícolas y domésticas, jugando papeles relevantes en la cultura y en la forma de vida de la sociedad íbera. Igualmente sucedió en la Grecia clásica y la antigua Roma, destacando aún más las figuras históricas femeninas que aportaron su granito de arena a movimientos culturales, éticos y en la toma de decisiones relevantes para la evolución de las sociedades antiguas.
Fascinante todo esto. Hasta aquí supongo que compartís conmigo todo cuanto estos datos pueden suponer en el enorgullecimiento como especie del planeta tierra.
Ayer, cayó en mis manos el último número de la Revista National Geographic a la que estoy suscrita y cito textualmente, iba acerca de la modernización de la sociedad de Ruanda tras superar su genocidio por la guerra civil ” Reconstruir Ruanda” es el título del artículo que voy a describiros. “Tras el conflicto genocida hubo un frenesí asesino que acabó con la muerte de hasta un millón de tutsis. Miles de hutus perdieron también la vida. Se habla de al menos un cuarto de millón de mujeres violadas y más de 95.000 niños huérfanos. Al término del conflicto, la mayoría de los aproximadamente seis millones de ruandeses supervivientes eran mujeres.”La mayoría de los muertos, hombres, la mayoría de los huidos, hombres, la mayoría de los presos, hombres. ¿Quién dirigirá el país?” Entonces las mujeres, que suponían el 80% de la población ruandesa, dieron un paso al frente para llenar ese vacío de liderazgo, dando un vuelco tanto a nivel legislativo como de derechos en torno al colectivo. Vinieron reformas necesarias para abrir el acceso de la mujer a derechos básicos como el de heredar en sucesiones intestadas (sin testamento) a ser propietarias de las tierras de sus padres en lugar de sus hermanos varones, al uso de sus tierras para solicitar ayudas, abrir cuentas bancarias sin permiso del marido, etc…
Un dato para finalizar este inciso, la Constitución ruandesa dispone desde 2003 que las mujeres ocupen un mínimo del 30% de los cargos electos, hoy con 49 parlamentarias, y de los siete magistrados del Tribunal Supremo, cuatro son mujeres.
Y todo esto lo escribo como mi manifiesto, mi homenaje, mi legado para explicarle al resto del mundo porqué creo que ser feminista es vital en estos días que corren.
Más datos, las cifras de las mujeres asesinadas en 2019
Total víctimas‎: ‎51
El agresor era su pareja‎: ‎35
No había presentado denuncia‎: ‎38
Mujeres indefensas que no pueden escapar de un infierno porque todavía las sociedades no se creen que hay terrorismo machista. 1000 muertes desde 2003.
Luego tenemos el caso de “las manadas” y el del juicio de tantas chicas que han sido violadas, agredidas, vejadas y obligadas a prostituirse.
Vivimos en 2019 era digital, la post modernidad tecnológica, el momento más global y sin embargo, las chicas de hoy tienen miedo de volver solas a casa por las calles de su ciudad, sus madres tienen miedo cuando salen por llevar un escote, demasiado maquillaje o el pantalón ultra ajustado, ¿en serio?…
La violencia no es sólo física, las chicas también sufren con los insultos, os cito algunos de los mejores, puta, zorra, guarra, perra (si hacéis el favor de ponerlos en masculino, ¿os suena el mismo significado?) Queda tanto por hacer que, sinceramente, si eres mujer y no lo ves, poco podremos ir avanzando, hay que aportar nuestro pequeño granito de arena, aunque parezca predicar en el desierto, hay que denunciar, hay que protestar, hay que defender los derechos de la mujer. Os recomiendo una película francesa, Las Olvidadas, pura inspiración para el avance de los derechos de la mujer, en un colectivo aún más discriminado, las sin techo, las desahuciadas de la sociedad, desempleadas, desestructuradas y sin hogar LASOLVIDADAS
Las mujeres aún no cobran el mismo salario que sus compañeros. En la ciencia, hace poco perdimos a la mayor gloria española de la investigación científica, Margarita Salas, la madre del descubrimiento de la ADN polimerasa del virus bacteriófago phi29, y dice literalmente la mujer en su última entrevista “Cuando era joven sufría discriminación en mi ámbito por ser mujer, y ahora por  mayor”
Luego está la gran mentira que nos hemos contado a nosotras mismas de la conciliación familiar, pero qué coño… Si quieres ser madre, olvídate de tu carrera profesional salvo que traigas a vivir a tu madre contigo, tengas mogollón de dinero para niñeras y guarderías, amén de que des con una pareja que esté dispuesta a dar el do de pecho (haberlos haylos).
Los chicos, varones, actualmente, acceden con la tierna edad de 8 años al porno, alguien piensa que lo que vean ahí puede ser edificante o sano para su crecimiento y madurez sexual? Va a ser que no. Luego tenemos el templo de las canciones machistas, el Reggaeton, con letras tan flipantes como ésta de Juhn & Farruko, ahí va:
“Me trae recuerdos del día que te hice mujer‚ ey, eh
Tú te negabas, yo te insistía
Entramos ‘e noche y salimos ‘e día (¡Blep!)
Y en la cama yo te decía
Tú ere’ mía to’as las veces que yo quiera (Quiera)
Muñequita‚ no sé por qué tú lo niega’
Tú me trata’ mal, como si no supiera (-piera)
Que tú lo haces de maldad pa’ que no te quieran
Tú eres mía to’as las vece’ que yo quiera (Quiera)
Muñequita, no sé por qué tú lo niega’
Tú me tratas mal, como si no supiera (-piera)
Que tú lo haces de maldad pa’ que no te quieran
Y con esto, qué hacemos? Esta es la música que suena en la disco y a la que están enganchados legiones de adolescentes, serán capaces de captar el mensaje y sacar una lectura crítica?
Pues hasta aquí hemos llegado. Mi hija llegó un día a casa con esta letra que habían analizado en clase y esto me hizo reflexionar sobre algo que llevaba tiempo queriendo escribir, hablar de mi versión del feminismo, hablar de porqué lo veo tan justificado, intentar luchar para que cambien las cosas que por ahora están estancadas a pesar de todos los progresos. Necesitamos más mujeres de ciencia, más políticas que lideren los partidos, más maestras, más mujeres en el mundo laboral, más de todas y menos sin ninguna. Hace unos días conocí a Carla, una fotógrafa con un talento inmenso, su cuenta en instagram, memoria eterna_. Una de sus fotos me conmovieron hasta el alma y decidí escribir esto, su fotografía es la portada de mi texto, espero que os guste tanto como a mí. Gracias a Manolo Altamirano, mi vecino por documentarme con su bibliografía sobre Arqueología de género, ha sido un estudio apasionante por nuestro pasado, un crecimiento cultural e historiográfico. Y así concluyo. Tengo amigos y conocidos que cuando me preguntan que entiendo yo por feminismo, aluden al contexto de confrontación, hay etiquetas tipo Feminazi y cosas así, que si estas mujeres que quieren acabar con el hombre, que lo odian y bla, bla, bla… No, eso es tergiversación y manipulación. Necesitamos al hombre, lo queremos, buscamos respeto, es sencillo, como clamaba Aretha “Respect”,
Quiero luchar por un mundo de mujeres y hombres iguales, un mundo de amor y respeto, de sinceridad y lucha conjunta por lo que quede de vida. Chicos y chicas que crezcan viéndose iguales, queriéndose iguales, sintiéndose genuinos sin necesidad del desprecio al otro, a la otra. La mujer es un ser delicado que merece mucho respeto y amor, es un lugar de vida, es el hilo que conecta todas las historias que te suceden, cuídanos, te lo devolveremos con creces.
Esperanza.

Somos…

Texto...


Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

(*)
@